domingo, 27 de marzo de 2011

Miss nobody


El perfil bajo me va.


Me considero mas una espectadora que una creyente, me siento en un rincón a observar la vida, a escatimar los costos de los pensamientos de los demás, me dedico a mirar; mirar y suponer, analizar por lo bajo los modelos bien estructurados y firmes de cada uno de los transeúntes. Mido a lo lejos su inteligencia, su salario, su cinismo y su hipocresía, su calaña, y ya más de cerca les mido el valor.

Prefiero honradamente ser miss nobody que la reina del baile de graduación, antes muerta que piadosa; es a todo y todos, nadie se salva del análisis barato al que puede aspirar mi cerebro.
Amo ser un sombra entre 500 cuerpos, y sin duda rechazaría pomposamente un salto al conocimiento popular, pues su reconocimiento; para mi, es el inicio del final. Sepultar la nariz entre las letras me resulta más placentero que la sonrisa de 3 fashion victims baratas, mercancía de Sears queriendo pasar por artículos de Saks.
Pienso concisamente que la fama es la muerte, el perfil bajo me va.
Prefiero enfundarme el disfraz de nada, para así poder ver a todos; acabar mentalmente con sus ilusiones, sin el peligro de interferencias ajenas, contestar cada saludo con un gruñido inteligible que pueda pasar por respuesta y seguir mi camino.

Soy una mas de las personas que le escupen a la cara al destino, al futuro, incluso al presente, cuando se pasa de cabrón.
Mi día a día esta plagado de gente sin necesidad de concordar con el resto del mundo, gente que no se preocupa por empalmar allí donde todos se disputan un sitio.
 Desajustados mentales, entes sarcásticos, burlones, grotescas figuritas de plasma vetadas.
Y ante la pregunta ¿que esperan de su vida? todos se ríen pero nadie contesta.
Yo vivo entre ellos.

A mi; en lo personal, el perfil bajo me va.


Señorita Toxica

7 comentarios:

  1. Coincido contigo en algunos aspectos.
    Aunque quizás no por los mismos motivos.

    ResponderEliminar
  2. La falsa amabilidad y la envidia reina en este mundo, en el que todos quieren ser el centro de atencion y en el que incluso se llega a matar por quitarle un "buen" puesto a alguien...
    hace poco fui el centro de atención (no en gran escala pero lo fui), y las envidias de mi al rededor me hundieron.... al menos tengo una oportunidad de seguir... ojala me hubiese dado cuenta antes de que comodas son las sombras...
    espero que este estilo de vida no te cause molestias, sinceramente, todos tienen sus cosas malas, pero de eso no puedes librarte...
    un beso.
    y animo! =)

    ResponderEliminar
  3. No me gustan todos los puntos mencionados, aunque inevitablemente caigo dentro de algunos y quisiera salir de otros >___<

    pero si estas bien así, yo me alegro mucho

    n3n

    ResponderEliminar
  4. Hola, note que me siguen en blog! yo hace un buen tiempo que no escribo ahí, que onda , de quien es de quien es este blog??!!

    ResponderEliminar
  5. wwwwwooooww!!! no dejas de sorprenderme con tu tono siempre sarcastico, siempre de nivel bajo como tu lo dices... en realidad te leo y tomo la vida de otra manera, quiza porque eres lo que no puedo expresar con palabras...

    ResponderEliminar
  6. Soy gris, prefiero pasar desapercibida pero aún así no lo consigo. Me encanta poder fijarme en todo sin que nadie se fije en mí. Como un ente invisible. Aún así me juzgan, soy juzgada por esos que se pelean por destacar. Yo no destaco, pero no me dejan en paz.
    Oh! tampoco sabría que contestar a lo que me espero de la vida. Aún así, no me gusta pensar que no tengo el control de la misma, así que dispongo según me convenga en cada momento, a corto plazo, lo que venga bienvenido sea, si está torcido ya lo enderezaré.
    Bsines.

    ResponderEliminar
  7. Creo que todad tienen un poco del perfil bajo, por mi parte tambien soy una persona que prefiere las sombras a las luces... Concuerdo con todo la fama es muerte ._. y yo prefiero vivir observando analizando, y riendome de la estupidez de los demás a dejar que ellos se rian de mi propia estupidez Saludos nena!

    ResponderEliminar

Suspiros