domingo, 22 de mayo de 2011

Retrospectiva

¿Porque la gente escribe su biografía?
Digo, a nadie le importa en donde naciste no quienes fueron tus padres a menos que seas princesa de Inglaterra, porque así todos quieren conocer a tus padres. La verdad es que no veo el porque todos se empeñan en contarte su historia, mas sin embargo voy a intentar hacerlo, solo que no se la cuento a nadie, intento escribir mi historia para explicarme de una buena vez ¿porque carajo me volví lo que soy?
No hay datos inútiles, solo la retrospectiva de los años de gracia.





¿Yo tuve una infancia feliz? "Feliz" no alcanza para definir mi perfecta y gloriosa etapa de cabellos revueltos, gusanos, lodo y caramelos. No alcanza y creo que; de cualquier etapa de mi vida, volvería a esa, pues estaba sencillamente completa. No puedes esperar definir la felicidad completa, no espero definirla yo, siempre fui una chica sobresaliente. La primaria era una de las etapas donde yo considero que se me exigía muchísimo, buenas calificaciones, sobre todo, y no se si sea la razón de mis problemas, porque antes de escribir aquí me prometí no culpar a nadie por mis cruces, que al final me toca llevarlas a mi. Desde sexto de primaria deje de sentirme niña/adolescente. Mi madre no es mucho mayor que yo, me trajo al mundo contando con 17 tiernos años ( y lo que vino después es otra historia, pero explica en gran mayoría porque ella es la única persona por la que yo daría la vida), tenia mas confianza con ella que la mayoría de las madres-hijas que yo tenia alrededor, contando claro con su parte mala, a veces mama se comportaba (aun hoy, aunque ya no vivo con ella) como una niña, una niña pequeña a la que yo tenia (o sentía que tenia) al responsabilidad de defender de un mundo malvado y cruel. Roles invertidos. Lo peor que últimamente les sucede a los niños. Siempre he escuchado que la gente dice que crecí muy rápido, que me comí al mundo, que no pise el freno; concuerdo con ellos a la mitad, pues creo que mi prisa por vivir se debía a que me auto-designe la responsabilidad (y/o necesidad) de sobrellevar el mundo por mi madre, de cuidarme y cuidarla hasta donde la medida de una chica de 12 años puede hacerlo. Y eso me alejo de mí. Tengo muy presente el recuerdo de cuando enferme de varicela. Mama me cuido como siempre, y casi enclaustrada en la hacienda de mi familia (medida tomada por la "prevención" de contagiar a mis indefensos primos cercanos) ella enfermo en los últimos días de mi convalecencia. Tengo muy presente ese recuerdo porque fue la última vez que yo vi al que en ese entonces era su novio, fue la última vez porque se separaron después de eso. Tengo muy presente ese recuerdo porque sentía que había sido mi culpa, incluso una vez llame a su casa diciendo que me perdonara por mi mal humor (vamos, una niña de primaria, haciendo eso, no es la regla convencional) su explicación fue bastante barata, por lo que al final una frase escapo sin que yo quisiera realmente articularla "Si le haces daño, créeme; te mato". Y es lógico que no iba a matarlo, porque bueno, por mucho que quisiera, yo era una niña convencional con fuerzas convencionales, ¿porque la anécdota? porque da una idea clara de la gran necesidad que tenia de proteger a mama.
Otra nota rescatable es que a pesar de cuanto me esfuerce en olvidarlo ahora, yo era una niña modelo. Un gran problema para mi ser el ejemplo a seguir de todas las madres de mis amigas, un gran problema para mi mantener ese "estatus" que me habian asignado sin que yo lo pidiera, vamos; un gran problema comportarme de acuerdo a mi "posicion social". Detesto ese término, por cierto. Las posiciones sociales no son mas que patrañas en la mente rota de las marionetas del sistema. Pero no es el tema por ahora.
Nunca me falto dinero, si hay que decirlo. Mi primaria fue un colegio católico privado, justo enfrente de una primaria publica, Bullshit ¿aja? Puras comparaciones de cuarta, pero salir de la escuela con mis dos "mejores amigas" de ese entonces, a esperar que la camioneta de la mama de cualquiera de las tres llegara a recogernos nos creo cierta mala fama. Nadie de la escuela de enfrente nos quería y viceversa, es mas; hoy puedo decir que era un pecado casi mortal entablar una amistad con un alumno de ahí. Que hubiera sido imposible, de cualquier forma.
Entonces encontramos la formula: Yo era una niña bien. En todo el sentido que conlleva esa palabra.


 ¿Como es que la niña de las buenas calificaciones, el andar airoso y los modales perfectos se convirtió en el nuevo ser que ocupa mi cuerpo?
Esa fue la adolescencia, sin duda.  

miércoles, 4 de mayo de 2011

¡¡¡¡¡Fuck!!!!


¡Yo te quiero! ¿No lo ves?
Yo te quiero con cada célula de mi piel, te quiero te quiero te quiero.
Mírame, aquí estoy, junto a ti 
¡Siénteme, por dios! 
Tócame, haz lo que sea, háblame, destrúyeme, lo que sea pero por favor; no finjas que no existo.
¡Por favor!
Me asusto, me frustro, me desvanezco y al final desespero.
¡Ámame, carajo! ¡Ámame como yo te amo a ti
¡Mírame, puta madre! Solo voltea, date cuenta que nadie te entiende, te conoce, te apoya y te necesita tanto como yo. Y nadie me conoce mejor.
¡Maldición, mírame! y luego mírate, y abrázame, y bésame.
O mándame al demonio de una vez, pero de una puta vez, así como va. Dime que quieres que haga, dime lo que sea pero dime algo, no me dejes entre la incertidumbre de un "nada" de la nada.
Quiéreme o detéstame, vive conmigo o déjame vivir sin ti, pero no hagas las cosas a medias 
¡Que daño me hace eso, que daño me hace; cariño!
No me des migajas, porque no las quiero, no me permitas imaginar cosas que no serán, no destruyas con tus malditas acciones todo lo que dices; hazme falta o desaparece.
¡Puta madre!
¿Que quieres? ¿Que querías? ¿A mi? ¿Me quieres a mi? Mírame, aquí estoy, solo tendrías que estirarte un poco para tenerme, solo un poco, Pues yo estaría dispuesta a acunarte entre los brazos a la menor provocación. ¡Pero no! Te vas, te pierdes, no se que quieres y entonces yo comienzo por dejar de querer, de sentir, de necesitar
¿Que? A TI por supuesto.