martes, 24 de enero de 2012

Lobo disfrazado de caperuza


Y tu me vienes a decir hoy que no te creías la cara de niña buena que ponía cuando te conocí.
¡Por dios! si no te enteraste de a quién te estabas llevando a la cama hasta después de que te engolosinaste conmigo. Si nuestro pasado fuese una historieta, la compraría sólo para ver toda la vida la imagen de tu rostro cuando te enteraste en todo lo que tu nueva novia estaba metida, y todos los problemas que acarreó a ti. (Bueno, te quedaste conmigo, eso no lo niego)
¡Y ahora tú vienes a decir que no creías que yo era una niña buena! Si no hubieses pensado eso, si no te lo hubieras creído, entonces; con lo poco que sabias de mi, jamás habrías decidido vivir conmigo.
Te gustaba pensar que era como una niña pequeña y desamparada, me imagino. Pero en realidad no viste al lobo, y si lo viste atrás de la capucha de Caperucita, no lo creías, así que, ahora no vengas a presumir que me veías los colmillos desde la esquina. Porque la verdad, no era así.
Por eso te amo ;)





3 comentarios:

  1. Mira, se oye interesante sobre todo por que ellos muchas veces se hacen tontos

    ResponderEliminar
  2. es la historia de mi vida..como si esto q escrbiste se lo estuviera diciendo a EL :/

    ResponderEliminar

Suspiros